Testimonio de Vida

...me enfrente a la enfermedad y ésta me mostró que lo más valioso es la familia, el apoyo, lo que das sin esperar algo a cambio, y también buscar a Dios siempre.

EL INICIO… Empezaba a cruzar grado once en el 2018, los síntomas me abrumaban bastante. Sin saber lo que tenía seguí mi vida común y corriente. En el mes de marzo ya no podía evadir los dolores, vino la hospitalización debido a que mi cuadro hemático estaba alterado. El 2 de abril fue mi primera biopsia de médula ósea, que por cierto fue terrible y el 9 de abril del mismo año me dijeron que tenía leucemia mieloide crónica.

LO MÁS DIFICIL… fue empezar las quimioterapias, tratar de acostumbrarme a tantos cambios físicos, sociales y cambios en mi estado de ánimo. Pero eso al final es transitorio, se supera, lo que aún es difícil para mí, es darle la fuerza a mi familia, buscar las palabras precisas para momentos de angustia y de miedo y tratar de ser más fuerte de lo que he sido.

EL APRENDIZAJE… todo ha sido aprendizaje, he aprendido a valorar, a apreciar lo que tengo alrededor, valoro el tiempo de otras personas, mi propio tiempo y la compañía. He aprendido a moldearme, a amarme, a querer y amar la vida.

LO MÁS VALIOSO… es mi familia y el día a día. La fe, la esperanza y la actitud. Antes de enfrentarme al cáncer le daba más valor a salir con amigos, a pasar un rato, pero me enfrente a la enfermedad y esta me mostro que lo más valioso es la familia, el apoyo, lo que das sin esperar algo a cambio, y también buscar a Dios siempre. “El amor y mi familia me han dado la vida que el cáncer me quita”.

MI EXPERIENCIA CON LA FUNDACION… ha sido de apoyo incondicional. La Fundación me ha dado la oportunidad de compartir con personas maravillosas, de aprender cosas buenas e interesantes. Gracias a la Fundación mi afrontamiento ante la nueva situación de salud, y el de mi familia, ha sido más adaptativos.

No esperemos a que una situación como la que vivimos muchos con el cáncer sea el motivo para empezar a ver la vida de otra manera, para aprender a amar y valorar. A las personas que viven esto o algo similiar les digo que si se puede, que hay que dar todo, que no se puede parar de luchar, Dios no da cargas que no seamos capaces de llevar

- JENNY GARZÓN -19 años