Testimonio de Vida

Mi experiencia con la fundación ha sido increíble; me han apoyado y he aprendido mucho de cada una de las experiencias que he podido conocer a través de ellos....

EL INICIO… : Seis meses atrás me encontraba presentando diversos síntomas como alergias varias, no podía dormir, y se me inflamó un ganglio en el cuello. Consulté al médico en varias ocasiones y me decían que era urticaria o problemas de tiroides. Me ordenaron tratamiento para estos diagnósticos, pero yo no mejoraba.

Un día se me inflamó la cara, ingresé por urgencias a la Fundación Cardio Infantil y es allí donde me hacen biopsia del ganglio, biopsia de medula ósea, hemogramas completos, y tomografías, entre otros exámenes diagnósticos. Con todo esto, el día 22 de marzo de 2020, cuando el país empezaba la pandemia por covid-19, me confirmaron que tenía un Linfoma de Hodgking.

LO MÁS DIFICIL… inicialmente lo más difícil fue aceptar que tenía cáncer y aceptar los cambios tan extremos que el diagnóstico iba a traer a mi vida tanto emocional como físicamente.

Otra situación difícil, fue cuando consulte con un hematólogo nuevo debido a que mi EPS no tenía convenio con la Fundación Cardio Infantil. El especialista me dio el peor pronóstico, me dijo que todos mis órganos iban a empezar a fallar y otras cosas más, razón por la cual yo dude sobre si recibir tratamiento o dejarme morir así, no sabía que era peor.

No ver a mi familia por dos meses, también fue difícil, debido a que me encontraba hospitalizada con un diagnóstico de cáncer y en medio de una pandemia que exigía aislamiento obligatorio.

Por último, convencerme de que todo marchaba bien, sin embargo, altibajos iban y venían, haciendo que por momentos yo perdiera la esperanza de lograr superar el linfoma.

EL APRENDIZAJE… Aprendí que Dios y mamita María siempre están conmigo. Que la apariencia física y el qué dirán no importa, entender que estas sano, vale más. Aprendí a amar cada parte de mí y entendí que vale más lo que está en mi mente y en mi corazón.

Aprendí a valorar cada cosa, cada momento y cada instante. Entendí que la vida es hoy, y que hay que disfrutar cada minuto ya que no sabemos cuándo será el último día.

LO MÁS VALIOSO… Lo más valioso ha sido volverme una persona más espiritual. Hoy creo firmemente que el tiempo de Dios es perfecto. También ha sido valioso contar con personas tan maravillosas como lo son mi familia y mis amigos, gracias a ellos no he desfallecido; cuando me pongo muy triste ellos hacen hasta lo imposible por subirme el ánimo nuevamente.

MI EXPERIENCIA CON LA FUNDACION… Mi experiencia con la fundación ha sido increíble; me han apoyado y he aprendido mucho de cada una de las experiencias que he podido conocer a través de ellos. Cuando leo sus testimonios me digo a mí misma, si alguien más pudo yo también puedo, y eso me ha dado fuerzas para continuar. Además, realizan actividades muy didácticas que te ayudan a generar conocimiento y a salir de la rutina. Esto es importante ya que en todo este proceso aprendí que la mente tiene un poder importante y hay que mantenerla ocupada.

Hoy les quiero decir que no se rindan, que van a tener momentos en los cuales vamos a estar muy tristes y nos vamos a cuestionar mucho, pero tenemos que intentar secarnos las lágrimas y continuar, porque cada día cuenta y tenemos que vivirlo de la mejor manera posible. Después de la tormenta el sol vuelve a brillar entre las nubes, así que mucho ánimo y fuerza para continuar, recuerda que Dios no nos da cargas que no podamos llevar, y no nos hubiera puesto esta prueba si no supiera que la vamos a superar de la mejor manera. .

- María Fernanda Cárdenas Rico - 23 años
Abrir chat
//]]>