Testimonio de Vida

La Fundación ha sido maravillosa, mi primer contacto fue con una psicóloga de la fundación que me acompañó en mis quimioterapias, me escuchó y desde ahí han estado muy pendientes de mi proceso.

EL INICIO… Todo empezó con un dolor muy fuerte en el pecho y la espalda, esto me llevó a ser hospitalizada, en donde después de una serie de exámenes me diagnosticaron Mieloma Múltiple. Tiempo después sentí angustia porque me enteré que mi diagnóstico era cáncer en la medula ósea. Aunque estaba frente a algo inesperado, levante las manos al cielo y dije: “Dios en este momento estoy como Moisés, quiero ganar esta batalla necesito de tu ayuda”, y empecé a tener más paz entendiendo que esta situación hacía parte de los planes de Dios para mi vida.

LO MÁS DIFICIL… Varias cosas han sido difíciles durante el proceso, como las 24 quimioterapias que recibí, o cuando hematólogo me dijo que había hecho metástasis en la columna y en el cráneo, y también cuando tuve que ser sometida al trasplante de médula ósea. La pérdida de mi cabello también fue y sigue siendo difícil.

EL APRENDIZAJE… aprendí a disfrutar cada día de mi vida, a darle gracias a Dios por cada amanecer y por cada persona que me cuidó. La gratitud se convirtió en algo fundamental en mi vida y me llenó de paz, es así como aprendí a agradecer por todo: Caminar, ver, sentir todos los órganos de mi cuerpo y sentirme completa. Aprendí que para ser feliz no se necesitan tantas cosas, la felicidad nace de adentro, la felicidad está en mí

LO MÁS VALIOSO… la dedicación de mi esposo fue realmente valiosa para mí. En mi caso se hizo una reunión familiar para definir la persona que se iba a encargar de mi cuidado, y mi esposo dijo que él estaría conmigo las 24 horas; así fue, conté con su dedicación y cuidados tiempo completo.

MI EXPERIENCIA CON LA FUNDACION… La Fundación ha sido maravillosa, mi primer contacto fue con una psicóloga de la fundación que me acompañó en mis quimioterapias, me escuchó y desde ahí han estado muy pendientes de mi proceso. Me llaman para preguntar sobre mi proceso, cómo me siento, si tengo alguna dificultad para acceder a algún examen o medicamento. Durante la cuarentena además recibí mercados en mi casa. Agradezco a la Fundación y a sus profesionales, porque son personas que siempre están disponibles para escucharnos y colaborarnos.

Yo decidí dedicarme más tiempo, dejar a un lado los aceleres y las preocupaciones, que a la hora de la verdad no son tan importantes. Vivan más tranquilos, agradezcan todo, lo grande y lo pequeño, valoren al personal médico y a todas las personas que contribuyen con nuestro bienestar. No dejen de lado sus sueños, en mi caso quiero estudiar, y lo haré apenas termine el tratamiento.

- CARMEN LOZANO -61 años
//]]>