Testimonio de Vida

"Mi experiencia con la Fundación… Para mí ha sido de gran ayuda, ellos han estado pendientes del tratamiento de mi nieto; con frecuencia me llaman para saber cómo está y si se encuentra recibiendo el tratamiento que requiere ...”

El inicio… Todo comenzó a finales de febrero de este año, cuando a mi nieto le aparecieron unos ganglios linfáticos inflamados en el cuello. Inmediatamente nos dirigimos al hospital pediátrico Tintal donde le realizaron múltiples estudios. En marzo le hicieron la biopsia de tejidos blandos y con los resultados, nos remitieron al Instituto Nacional de Cancerología. Allí nos atendieron por urgencias y nos informaron que José Daniel, mi nieto, tiene metástasis de pulmón y tórax, es decir, tiene un cáncer en estadío avanzado. El 25 de mayo nos informan que el diagnóstico de José Daniel es un Linfoma Hodgkin estadio IV, e inicia tratamiento.

Lo más difícil…Fue ver a mi nieto mal, porque pasaban los días y no le daban el tratamiento que necesitaba. “Todo era negado, hasta que mi Dios hizo el milagro” y se inició su primer ciclo de quimioterapia. La situación era aún más difícil porque somos migrantes venezolanos, llegamos al país en diciembre de 2017 a vivir en casa de un familiar. El niño ingresó al colegio y fue allí cuando los síntomas se manifestaron.

El aprendizaje…Nuestro mayor aprendizaje fue empezar a tener una fe infinita en Dios, orar, pedir y esperar solo en él. Aprendimos a tener paciencia, a aumentar nuestras fuerzas y también a dar fuerza y animo a otras mamitas que están atravesando una situación difícil, similar a la nuestra.

Lo más valioso… Sin duda ha sido ver la sanidad de mi nieto. A pesar de haber llegado tarde al diagnóstico, José Daniel se ha recuperado de manera milagrosa, y esto nos anima a seguir haciendo todo lo posible por su bienestar.

Mi experiencia con la Fundación… Para mí ha sido de gran ayuda, ellos han estado pendientes del tratamiento de mi nieto; con frecuencia me llaman para saber cómo está y si se encuentra recibiendo el tratamiento que requiere. También he recibido ayudas para transporte y alimentación. Agradecemos a la fundación por su ayuda y apoyo incondicional.

Su mensaje para otros… Quiero transmitir un mensaje de gratitud con Dios, con la vida y con los médicos, por la sanidad de mi nieto. Él ya tuvo su quinto ciclo de quimioterapia y solo le ha falta uno. Por eso invito a otros padres y abuelos a mantener su fe y a no dar por perdida la batalla, aun cuando las circunstancias, no muestren el mejor pronóstico. Los invito a que disfruten con sus hijos los pequeños detalles del aquí y el ahora.

Dennys, Abuelita de José Daniel -13 años de edad